Terapia de parejas

Aproximación a la terapia de parejas

La terapia de pareja puede ser un camino necesario para muchos en determinados momentos.

Actualmente, la búsqueda del bienestar emocional tanto de forma individual como en el seno de una pareja, comienza a ser socialmente más aceptada, lo cual ayuda a que cada vez más, se acuda a terapia en el momento en que una crisis amenaza su estabilidad.

Durante las diferentes etapas de la vida de una pareja, son muchas las dificultades y los cambios a los que cada uno de sus miembros se tendrán que enfrentar, y no siempre son cambios fáciles de superar y requerirán de un gran esfuerzo por parte de los dos miembros de la pareja, donde la empatía, la comprensión y el apoyo mutuo, serán los pilares esenciales para que la relación no se tambalee.

La terapia de pareja consiste en un recurso terapéutico cada vez más utilizado para la resolución de conflictos dentro de una pareja. En muchos casos, las parejas optan por esta terapia como último recurso ante una separación, que de otro modo podría ser inminente.

En líneas generales, se lleva a cabo una primera sesión donde acuden habitualmente ambos miembros de la pareja. Desde el principio se establecen las “reglas” de las sesiones de pareja, donde el ambiente debe ser ante todo respetuoso para con el otro miembro de la pareja y el terapeuta. Hay que dejar claro que la sala de terapia, no es un lugar para discutir, ni se trata de luchar para ver quién tiene o no razón, sino todo lo contrario, ya que esa, probablemente, sea una de las causas de que la pareja haya necesitado acudir a la terapia.

Durante esta primera sesión, ambos miembros de la pareja, llevan a cabo una primera exposición de las situaciones y problemas que cada uno de ellos ve como insuperables o de difícil solución, y se establece un primer plan terapéutico.

A medida que se va desarrollando las sesiones, el plan terapéutico se va adaptando a las necesidades de la pareja para conseguir los mejores resultados.

Cuando solo es uno de los dos miembros de la pareja el que acude, es importante señalarle desde el inicio, que no se debe en ningún momento forzar al otro miembro de la pareja a que acuda a las sesiones. Esto no quiere decir siempre, que el miembro de la pareja que no quiere acudir a la terapia no quiera resolver los conflictos, sino que pueden existir otras razones subyacentes por las que la persona no quiere usar este recurso, al menos por el momento.

Lo ideal que es que la terapia de pareja se inicie lo antes posible, para evitar que los conflictos de “enquisten” dentro del seno de la pareja y den lugar a nuevos problemas y de más difícil solución.

Siempre será necesario un esfuerzo por parte de ambos miembros, voluntad de superación, comprensión y, si es necesario, buscar entre ambos posibles cambios o adaptaciones que devuelvan el disfrute a la vida en común de la pareja; o por el contrario, en caso de tratarse de problemas que la pareja no consigue superar, establecer cómo se puedan separar de una manera respetuosa, cordial y sin rencor hacia el otro miembro de la pareja.

Una asistencia de calidad, cercana y con los mejores profesionales no tiene por qué ser difícil de encontrar si se sabe dónde buscar. En Higea Salud Integral, puedes encontrar especialistas en terapia de pareja en Cádiz, donde os daremos la mejor ayuda para que vuestra pareja pueda supercar las dificultades que presenta.

Higea Salud Integral, es un centro sanitario privado en Cádiz que ofrece estos servicios apostando por la calidad, un trato humano y los mejores profesionales. 

A lo largo de la vida las personas cambian, y es necesario adaptarse para poder avanzar disfrutando del camino. En todo caso, por el bienestar emocional, siempre merecerá la pena.