Suelo pélvico

El “Suelo Pélvico “, ese concepto que a más de un@ le sonará a mercado inmobiliario… ha llegado para quedarse.
Durante muchos años las mujeres han convivido con patologías que han asumido como normales, y se han resignado ante sus dolencias; en este grupo encontramos las derivadas de los defectos del suelo pélvico, pero ¿qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico, a pesar de ser una de las partes más importantes del cuerpo de una mujer, sigue siendo el gran desconocido. Es el conjunto de músculos y ligamentos que rodean la cavidad abdominal en su parte inferior, sostienen todos los órganos pélvicos (vejiga, uretra, útero, vagina y recto) y aseguran su normal funcionamiento.
Se incluye dentro del sistema core, los  músculos profundos que forman las paredes que “encierran” nuestro tronco: el abdomen, el diafragma, los oblicuos, la musculatura lumbar y el suelo pélvico.

La musculatura del suelo pélvico experimenta cambios a lo largo de la vida de la mujer. En algunas ocasiones se debilita y sufre cambios. En otras simplemente requiere más atención.
El suelo pélvico se daña cuando recibe un exceso de presiones, tensiones o lesiones en alguna de las estructuras de la zona pélvica

Hay situaciones de la vida de la mujer como el embarazo, parto, posparto y menopausia que pueden tener repercusión sobre el suelo pélvico. También interfieren sobre él los deportes de impacto, la obesidad, la tos crónica….

¿Cómo puede afectarme el deterioro de mi suelo pélvico?

El suelo pélvico es participe en múltiples situaciones. Un suelo pélvico debilitado puede provocar:

• Incontinencia urinaria
• Prolapsos: caída de los órganos intraabdominales
• Dolor lumbar
• Disfunciones sexuales
• Problemas de estabilidad de la columna lumbar
• Dolor pélvico
• Falta de control de los gases o incontinencia fecal

¿Tiene solución la patología del suelo pélvico?

En la patología de suelo pélvico tiene un papel fundamental la prevención, pero también la rehabilitación y recuperación de las patologías ya generadas. Así como el diagnóstico correcto de las distintas dolencias.

No dejes en el olvido tu suelo pélvico, que puede generarte pérdida en tu calidad de vida. ¡¡¡ No te conformes!!!